SEXO EN MI ALCOBA (concierto)




Suena el teléfono

- Tengo dos entradas en la mano, vienes?¿
- Para quién?¿? – más vale asegurarse no vaya a ser que sean para ver el circo de su ciudad!
- Te encantará, no prefieres que sea sorpresa?¿
- No
- Baretos, copas, Madrid, noche, poemas….adivina!
- Vale, cuando?¿
- Esta noche, te paso a recoger a las siete y media.
- Perfecto.

Me recoge a la hora acordada, si es que este chico siempre ha sido de lo más puntual, un casto beso en la mejilla y nos metemos en su coche dirección al concierto. Me detengo un instante a mirarle mientras hace la maniobra. Está guapísimo, alto, moreno, siempre bronceado, musculoso en el punto justo. Lleva una camisa blanca y unos tejanos de botones, ¡Cómo me gustan los tejanos con botones! Quizá suene a tontería pero es que me pone el sonido al desabrochar el primer botón, el ruido que hacen los siguientes rápidamente, ese sonido es como una palpitación cloc, cloc, cloc, cloc y el premio está dentro como los kinder. Cierro los ojos un segundo, imagino como sería quitarle esa camisa, besar todo su pecho, desabrochar los botones de sus tejanos y abrir mi regalo…

Hace un frío de mil demonios pero dentro del coche el ambiente está caldeado, asientos de piel con calefacción interior, música para ir entrando en ambiente, conversación no menos caliente. Nos detenemos en un semáforo.

- Tengo unas ganas locas de besarte
- No te cortes

Y nos besamos, suave, calmado, apasionado, su mano se escapa de mi cuello, mi rodilla lo siente, sus dedos escalan despacio descubriendo mi secreto.

- ¡Llevas liguero! - exclama separándose de mi como si le hubiese pasado una corriente
- Algún inconveniente - respondo un poco desconcertada por su respuesta.
- Si, que va a ser difícil estar toda la noche a tu lado sabiendo lo que llevas debajo.

El automóvil de detrás nos avisa, el semáforo se ha puesto verde, tenemos que continuar. Las marchas se resisten, noto su entrepierna más abultada, la mía se humedece, mi boca empieza a salivar, mi fantasía se desata.


- Tengo ganas de ti

No dice nada, agarra el volante con más fuerza, concentra su mirada en la carretera y aprieta el gesto. La ciudad está delante de nosotros miles de luces encendidas, ningún rincón oscuro que conozcamos, ninguna calle de segunda. Pero soy juguetona y puedo ser mala, malísima. Alargo mi brazo y lo dejo caer en su rodilla, acaricio esos tejanos abotonados que me están haciendo perder el sentido. Noto sus músculos tensos, deslizo mi dedo por encima de la botonadura, me dirijo a su cintura la rodeo por el interior, acaricio su piel caliente paseando por el borde de sus calzoncillos.

Otro semáforo en rojo,

- No vamos a llegar al concierto
- Él lo entendería…

Y el beso tranquilo de antes no aparece, este beso es salvaje, sanguinario, primitivo. Sus manos se mueven veloces, mis pechos lo están esperando, aprieta tanto que duele, el placer es inmenso, agradezco estar sentada creo que sino me caería. Está tan encima de mi que no puedo moverme, no llego a sus preciados botones solo puedo acariciarle la espalda y dejar que siga matándome de gozo.

El conductor de detrás vuelve a avisarnos de que el semáforo ha cambiado de color, creo que esta vez ha sido algo más insistente. Por fin tengo espacio para moverme, ha vuelto a su postura y conduce muy serio. Aprovecho para desabrochar los botones de su camisa blanca, acaricio su pecho mientras el conduce, sé perfectamente lo que busca, sus nervios no van a resistir mucho más.
Por fin subimos la cuesta de Montjuic, el primer cloc se escucha en el silencio del coche, la música hace mucho que se paró pero no nos hemos dado cuenta, los otros cuatro cloc le siguen rápidamente. Fuera no hay apenas iluminación, hemos encontrado el callejón oscuro. Los cinturones de seguridad hacen ruido de metal al chocar con el cristal. Freno de mano. Es la guerra! Mordiscos, arañazos todo está permitido. No puedo esperar más, mi boca se va directa al premio que ahora aparece hermoso ante mí, palpitante, erecto, vivo, cálido, sabroso. Borboteo dulce, gemidos de gloria, sus brazos intentan apartarme, me resisto, gano yo, él se rinde, se desparrama en mi boca, caliente, dulce, muy dulce, rebaño, como, trago, limpio, succiono, beso calido, humedad, sexo anhelante. Movimientos complicados, rápidos, asiento hacia atrás, bragas perdidas, lengua ardiente, dedos sabios, malabarismos locos, tensión, mordiscos perturbadores, carrera delirante, meta cercana, exploto entre gritos, risas y no sé como, entre canciones de Sabina.
No hay tiempo de abrazos, besos calmados ni agradecimientos, el concierto ha empezado, cuando entramos se apagan las luces, los primeros acordes, Sabina sale al escenario no sé como pero nuestras miradas se cruzan, mirada pícara, comprensiva. Como si nos estuviese esperando…