Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2008

ELLA

Imagen
Voy andando por la calle oscura, la de veces que habré llamado al ayuntamiento para que vengan a arreglar estas farolas, pero nada, ni caso, si es que ahora no es época de elecciones me tendré que esperar hasta las próximas.
Abro la puerta del portal, es una vieja puerta de hierro y cristal pero me encanta el aire romántico que desprende, el edificio es antiguo pero con encanto, tiene ese olor a viejo bien conservado y muchos años de historias que contar entre sus muros. Algunas quizá sean buenas y otras no lo sean, pero son historias de verdad.
Mi historia es diferente, no sé el final así que no tengo claro si será un drama o tendrá un final feliz.
El botón del ascensor está brillante, verde, ya es hora de apretarlo pero algo hace que me resista. No quiero subir. ¿Qué me espera? Si, me espera ÉL, con su amabilidad con sus ganas de complacerme, con su delicadeza, con sus besos, con su amor. ¡Seré desgraciada! Cualquiera de mis amigas querría tener un marido como el mío, atento, respetuos…

YO

Imagen
YO

Llegó a casa y con una simple mirada supe que no tenía nada que hacer aquella noche, lo mismo que tantas otras, su cara de mal humor y agotamiento dejaban del todo claro que mi amor no era lo que necesitaba.

- Ni siquiera voy a cenar, cariño, me voy directamente a la cama- anunció al dejar las llaves en el recibidor.
- Hola cariño-dije acercándome y dándole un beso en la mejilla (hubiera sido en sus preciosos labios rojos de no ser porque se apartó en el último momento)- Tengo una exquisita lasaña en el horno, tan solo le faltan unos minutos para acabar de gratinarse y estará lista.
- No puedo aguantar ni dos minutos, estoy cansada, cómetela tú toda, seguro que no te importa- dejando en el aire una estela de enfrentamiento.
- Apago el horno y te hago un masaje de esos que te gustan tanto- dije casi implorando su compañía.

Su gesto indicó que estaba dispuesta a soportarme si podía sacar cierto beneficio, a mi no me importó y la seguí a la habitación.

Tardó a penas dos minutos en despojarse…