el viaje eterno.....de pandora

….El viento hacía que sus cabellos se mecieran como las hojas en otoño, sin destino fijo, dejándose acariciar por la mezcla de aire y agua salada que lo regaba todo como si de una lluvia fina se tratara. El principio del viaje.
Antón la admiraba desde estribor sabiendo de antemano que ella se sabía observada por muchos de los que allí se reunían, aún así, él albergaba en su corazón, que aquel viaje que él no había deseado, le ayudara a conquistarla.
Su piel, negra como el ébano relucía bajo la luz de la luna compitiendo con su esplendor, mujer bella entre las bellas, de piernas largas y torneadas, de caderas anchas y prietas, de cintura pequeña y de pechos generosos que te hacían olvidar quien eras. Sus pensamientos coincidieron e hicieron que sus miradas se encontraran, ella le sonrió, al hacerlo sus blancos dientes desorientaron a Antón, que confundido bajo la mirada al suelo del que apenas se veía un poco de pintura.
Gabriela se puso en pie, todos los demás gruñeron por ello, el patrón había sido claro, no podían moverse, pero la mirada desafiante de ella hizo que nadie se atreviera a decirle nada. Esquivando a los pasajeros se colocó junto Antón, que incrédulo no conseguía dejar de sonreír a pesar de las circunstancias.
Sentada a su lado agarró la mano de Antón con delicadeza y la apretó contra su pecho, así continuaron por horas dejando que sus huesos se fueran entumeciendo, dejando que el frío de la noche cayera sobre ellos.
Acurrucados los dos, palabras cariñosas en susurros, Antón comprendía, le agradecía que la acompañara, ella temblaba, el frío y el miedo a lo desconocido la obligaban, solo se calmó cuando Antón le aseguró que él cuidaría de ella para siempre. Y así fue.
El viento era más fuerte, la velocidad no dejaba ni abrir los ojos, tapados baja la húmeda manta permanecieron hasta que un ruido sordo y un golpe seco, los hizo volar por los aires, aterrizando en un agua helada que impedía respirar.
Antón vió a Gabriela forcejeando violentamente con la manta que la envolvía, nadó hacia ella desesperado, sin pensar en lo que hacía, con la firme decisión de llegar a ella antes de que se ahogara, un instante antes de que él alcanzara a rozar su mano, ella se calmó y le miró a los ojos, unos ojos oscuros, tranquilos, sonrió al hacerlo y se hundió en el vacío del negro mar.

Los gritos de Antón sobresalían por encima del ruido del gasoil al quemarse, sobre los gritos de auxilio de los demás pasajeros, de los chasquidos de las latas de combustible al explotar, solo calló cuando, recordando los enormes ojos oscuros que se habían ido sonriendo, desapareció en el mismo mar oscuro en el que ella se había hundido, sabiendo que había estado con ella hasta el último suspiro…



Una tarde sorpresa.........de pandora.



Llegaba temprano a casa, había avisado el día anterior a Marisa, y la animé para que pensara en algún plan para los dos, me dijo que no me preocupara que ella se encargaba de todo, así, que conducía mi coche arrepentido de aquella conversación, porque ahora no me apetecía nada salir de casa, podía llamarla y cambiar los planes, pero no me pareció buena idea pues seguro que se había tomado muchas molestias en preparar la salida.
Resignado, mi velocidad disminuía disfrutando de la tranquilidad del paseo en coche, la gente caminaba despacio sofocada por el calor, pero dentro de mi automóvil con el aire acondicionado en marcha y la música a media voz, se estaba de maravilla. El sonido de un teléfono enmudece mi radio, el maldito Bloootube me ha estropeado el paseo.

- Cariño, ya vienes¿?¿?
- Si, estoy de camino, tardaré una media hora, ¿ya sabes donde vamos?
- Si, Jaime, no te preocupes por nada, todo controlado. Hasta pronto.
- Vale!!!

Conduje todo lo despacio que podía, intentando retrasar el momento de llegar a casa, estaba cansado, me apetecía un baño en la piscina, una cerveza fresquita, comerme a Marisa a besos. En lugar de eso, seguro que me esperaba una tarde de museo, o cualquier cosa de ese tipo, suspiré rendido, quizá me diera tiempo del baño aunque fuese rápido.

Cuando llegué a casa, Marisa salió a recibirme en bañador, confundido le pregunté con un gesto, no dio tiempo a la respuesta, Julia, la amiga de mi esposa, salió tras ella en bikini con una cerveza en la mano. Volví a mirar a Marisa esperando una explicación con cara de aturdido.

- Julia, me llamó esta mañana y la invité a venir, se queda a pasar en fin de semana en casa, espero que no te importe.
- Que va cariño, al contrario, venía pensando en las pocas ganas que tenía de salir esta tarde, me has adivinado el pensamiento.
- Sabes que te conozco muy bien….-dijo dejando en el aire las últimas palabras, con una mirada insinuante.

Me tomé la cerveza en la cocina con ellas, reían y se miraban con complicidad, hasta llegué a preguntar si se estaban riendo de mí. Apuré la copa todavía helada y fui a cambiarme de ropa a mi habitación, mientras ellas ya estaban en el jardín y se sentaron a la sombra de un árbol para seguir hablando. Subí los peldaños de dos en dos, aflojándome la corbata al mismo tiempo. Julia era la mejor amiga de Marisa, una de las protagonistas de mis sueños eróticos, y la responsable de la erección que tenía en ese momento. Se iba a quedar todo el fin de semana en casa, no sabía como iba a poder superarlo, a Marisa no le había explicado nunca la reacción que me provocaba su amiga, ella, aunque participaba de mis fantasías, no creo que aceptara aquello.



Me desnudé en un segundo, mi sexo estaba erguido, no podía bajar de aquella manera, tenía que serenarme y apartar los pechos de Julia de mi cabeza, aquellos redondos pechos que se movían a cada paso que ella daba, parecían acompañar el movimiento de las caderas curvadas. Me asomé a la ventana con ánimo de respirar el aire del campo, y contemplar las montañas al fondo, relajarme, pero me encontré que debajo de mi ventana estaban Marisa y Julia, sentadas en el canto de las tumbonas, una frente a la otra. A Marisa podía verle la cara, Julia estaba de espaldas. Charlaban animadamente ajenas a mi mirada, no entendía el hilo de la conversación, pero vi como Julia se quitaba la parte de arriba del bikini y enseñaba sus pechos a Marisa. Desde mi ventana no alcanzaba a verlos, pero vi la expresión azorada de Marisa, suponía que la incomodaba mirar los pechos de otra mujer directamente.

Pero me equivoqué, sorprendido vi a Marisa acercarse a Julia, con la mirada de un goloso que tiene un pastel delante para él solo, sus labios se separaron despacio, mi imaginación hizo el resto, puesto que no podía ver realmente como mi mujer lamía el pecho de su amiga. Ahora tenía mi pene en la mano, empezó a moverse despacio. Julia apartó suavemente a Marisa, deslizó con suavidad los tirantes del bañador que ella llevaba y dejó al descubierto sus pechos, no la tocó, se dedicó a mirarlos tranquila, sin prisas, yo desde mi ventana pude admirar lo espléndidos que eran. Julia adelantó su mano para rozarlos con las yemas de los dedos, dejó que el calor del contacto se transformara en frío y esperó que los pezones de Marisa se endurecieran con él, se aproximó a ellos con sus labios y comenzó a lamerlos, mi mano se movía más veloz, el color rosado de mi pene se tornó morado, Marisa notó el contacto de la lengua húmeda en su pecho, dejó caer su cabeza hacia atrás acompañando el gesto con un gemido furtivo, al hacerlo, me vio en la ventana, nuestras miradas se cruzaron un segundo. Creí ver una sonrisa en sus labios, pero me aparté tan rápido de su visión, que no podía estar seguro.

Estaba asustado, sorprendido, excitado, sin saber que hacer, daba vueltas en la habitación desnudo, intentado que mi erección remitiera, ponerme los pantalones y salir de allí como si no hubiera ocurrido, más tarde ya hablaríamos de aquello, pero no delante de Julia, no podía ni pensarlo, mi erección no desaparecía. Pensé que una ducha lo conseguiría, salí disparado hacia el baño. Al acercarme a la puerta, esta se abrió sola, y aparecieron ante mi, Marisa y Julia. Desnudo como estaba no se me ocurrió otra cosa que tapar mi miembro con las manos, pero dada la erección, que seguía allí, no conseguí hacerlo del todo.

Me sentía atolondrado y patoso, no podía reaccionar, creía entender la situación, pero me resultaba asombroso que estuviera ocurriendo de verdad, que Marisa fuera la que lo hubiera ideado, la encontré más atractiva todavía. Con un atrevimiento desconocido, me empujó hasta los pies de la cama, a la vez que no soltaba a Julia de la mano, se quitó el bañador y lo tiró al suelo. Se agachó para quitarle el bikini a Julia, al hacerlo, rozó con sus nalgas mi pierna, pude ver como se le erizaba la piel con el contacto. Se tumbaron las dos ante mí, comenzaron a besarse y acariciarse sin prestarme ninguna atención, pensé que lo único que querían era que las mirara, mi mano volvió a tocar mi pene, me movía despacio, desesperado por no saber cual era mi papel en aquella situación.

La primera vez que tenía la oportunidad de estar con dos mujeres, y no sabía que hacer, muy excitante, pero desconcertante. Marisa, arrodillada sobre Julia le lamía los pechos, del mismo modo en que yo había lamido los suyos miles de veces, mientras, Julia le acariciaba los glúteos con una mano y un pecho con la otra.

Decidí relajarme y atender a mis deseos, supuse que si a ellas les molestaba que participara me lo harían saber. Me acerqué y rocé con mis dedos la espalda de Marisa, al notarlo, se apartó dejándome ver a Julia, como si esta fuera un regalo para ambos. Así fue, entre los dos recorrimos todos los rincones de su cuerpo, nos restregamos por sus pechos y su vientre deseándonos fundir con ella, apretaba fuerte mi pene sobre su cuerpo para que supiera que estaba dispuesto. Abrazaba tanto los pechos de Julia como los de Marisa, introducía mi mano en sus sexos, a la vez que ellas se besaban y frotaban mi sexo, con todo, no me atrevía a entrar en Julia por temor a que Marisa se sintiera herida.
Pero ella se me adelantó, se arrodilló delante de la cama con el sexo de Julia ante sus labios. Me gustaba ver como la devoraba, dando pequeños rodeos allí donde se notaba mayor excitación, dejando que su cuerpo se preparara para recibirme. El tiempo en el que estuve dentro de Julia, Marisa no se apartó, no dejó de acariciarnos, ni a mí, ni a Julia, que se deshacía en gritos de placer bajo nuestras atenciones. Marisa rodeaba los pechos de Julia a la vez que se lanzaba a morderlos, con ello conseguía verdaderos alaridos. Noté su orgasmo en mi sexo, la presión aumentó hasta que sus líquidos se desparramaron sobre mí, rápidamente Marisa se encargó de limpiarlos con su lengua haciendo que Julia suplicara que se apartara, entre contorsiones y gritos.

Sin pensármelo mucho empuje a Marisa sobre la cama, arremetí en su sexo con toda la fuerza que tenía dentro, Julia nos miraba, agotada, saciada, pero no podía evitar sentirse tentada de probar el sexo de Marisa, así que se levantó y fue ella la que me hizo salir de Marisa, para dedicarse a degustar la flor de su entrepierna.

En aquella postura no pude menos que ver el trasero de Julia ofreciéndose, no lo dudé, con tantas estrecheces me sentí ahogándome en mi propio placer, reventando en su interior rugiendo a la vez que Marisa lo hacía bajo los mordiscos de Julia. Nos quedamos los tres abrazados en la cama hasta que la noche se hizo presente y el hambre nos despertó.


Sonreí a Marisa, mirándola con ternura,
- de que te ríes?- me preguntó, sonriéndo ella a la vez.
- no me río de nada, solo pensaba en lo bien que se te da hacer plenes- contesté a la vez que volvía a sonreír recordando un detalle de la tarde.

Marisa había dicho, que Julia se quedaría todo el fin de semana……

meme, yo tengo.....yo soy....de pandora.

* Yo tengo los ojos: marrones y verdes, depende del día.

* Yo deseo: ahora mismo, perder 20kilos.

* Yo odio: la gente que se cree perfecta, no lo soporto.

* Yo escucho: Mi gusto musical a mejorado bastante últimamente, de no escuchar nada, he pasado a Frank Sinatra, Elvis, Tina Turner, Dolly Parton, Bon Jovi (en honor a Mariquilla), y Mica o Nica no sé como se escribe, Pereza, en fin, variado.

* Yo le tengo miedo: del futuro de mis hijos, de no hacer lo correcto ahora para que el día de mañana sean personas felices y sanas.

* Yo no estoy: creo que si me llaman, siempre estoy, pero es una percepción mía, lo mismo los demás no piensan igual…

* Yo lloro: por todo, soy emocionable 100% lloro cuando en navidad le toca la lotería a la gente (no por envidia, por alegría hacia ellos) Ayer vi a una amiga que no veía desde que empezaron las vacaciones, o sea dos meses o así, la miraba y me emocionaba. Lloré en la capilla Sixtina, lloré en el Camp Nou, solo por estar allí, o llorona o tonta, decidid vosotros.

* Yo pierdo: los nervios haciendo los deberes con mis hijos, hay que organizarse mejor!!!!
* Yo necesito: tranquilidad, tengo que hacer algo para conseguirlo.
* Yo le debo: Mucho a mucha gente, no hablo de dinero, hablo de apoyo, de amistad, de aguantarme mis defectos (muchos por cierto) Hasta le debo a mi suegra (de lo que me arrepiento enormemente, pero yo era muy joven) le debo y le agradezco que en un momento dado (Hace muchos años) me echara un cable, me encontré sola, y ella me acogió.

* Me pone feliz: Lo del “que guapa que estás” de Elly, está bien, pero si es objetivo, nada de piropos cuando estás hecha unos zorros. El último instante feliz feliz de verdad fue este Sábado pasado, cuando en la arena suave de una playa, por la tarde, sin apenas ya sol que calentara, mis hijos, El y yo jugábamos una partida de cartas sobre una toalla. Los cuatro juntos, tranquilos……de lujo.

* Me duele: los huesos, son mi perdición entre los kilos que me sobran y que no voy a natación desde no sé cuando, me cuesta hasta andar.

* ¿Tienes un diario?: NO

*¿Te gusta cocinar?: Si, pero lo que cocino engorda.

* ¿Tienes un secreto que no le hayas contado a nadie?: si

*¿Pones tu reloj unos minutos adelantado?: Si, pero me refiero al del coche o el del móvil, porque aunque tengo algunos de muñeca, no suelo utilizarlos.

* ¿Te bañas todos los días?: NO, pero ducha diaria si.

* ¿Te quieres casar?: Pues va a ser que ya dije Si, quiero en su día.

* ¿Te gustan las tormentas?: Mi relación con las tormentas es rara, me fascinan y me asustan. Es algo que te atrae, no puedes dejar de mirar los rayos pero en el fondo me da respeto que pueda caer uno cerca, o que pueda destrozar algo la fuerza del viento, o del agua.

* ¿La persona más rara?: Yo me considero rara, o especial, pero……¡pueden ser dos?¿?¿¿? mis suegros.
* ¿La persona más molesta?: la que más me molesta a mi, mi suegra también!!!!! aunque mi suegro la sigue de cerca.
*¿La persona que te conoce mejor?: He madurado mucho en los últimos años, (ya era hora) creo que ahora me estoy conociendo yo misma, así que difícilmente los demás pueden conocerme más.
* ¿El profesor más aburrido?: Aburrido?¿?¿??no recuerdo ninguno, los tengo simpáticos, locos, acosadores, severos, comunicativos….etc. pero aburrido no encuentro ninguno.
* ¿La frase que más usas en el msn?: Solo hablo con el msn, con Elly, y creo que no lo he hecho tantas veces como para tener una frase estrella.

* ¿Tu grupo favorito?: No creo tener un favorito, el que me apetezca en ese momento.

* ¿Tu mayor deseo?: Elly conincido contigo, cuando veo una estrella fugaz, pido eso, ser Feliz, porque sé que con eso lo abarco todo, mi felicidad y la de los que me rodean. Me emociono solo de pensarlo. Veis como lloro por todo.

OTRAS PREGUNTAS

* Signo: Siempre tengo dudad con esto, nací el 23 de Julio para unos soy Cáncer, para otros soy Leo. En fin yo me identifico con los dos, dependiendo del momento.

* ¿Color de pelo natural?: castaño claro.

* Color de pelo que tienes: Difícil de identificar, con tanta mecha y tanta cana……

* Número favorito: el 4!!!

* Día favorito: viernes/sábado, pero yo no me espero a después de la cena……jajajajaa (mirar comentario en este apartado en el blog de Elly)

* Mes favorito: Siempre me ha gustado Mayo. El mes de las flores.

* Estación del año favorita: primavera.

* Deporte favorito: Natación.

* Café o té: Realmente no me gusta ninguno demasiado, tomo todos los días un par o tres de cafés, por lo que no queda demasiado bien decirlo, y el Té, a veces tengo temporadas que me paso a él por lo de que no me gusta demasiado el café pero acabo terminando por volver al café por la comodidad.
* Montaña o playa: Las dos.

* Barça o Madrid: Por solidaridad con mis hijos y ÉL, diré que el Barça, pero me da bastante igual. Aunque también me emociono cuando gana.

* Sol o Nieve: Depende de lo que quiera hacer, claro?¿?¿Si vas a la playa en verano, que haga sol, si vas a la montaña en invierno, la nieve es genial.


EN LAS ÚLTIMAS 24H TÚ HAS :

* ¿Llorado?: Si

* ¿Ayudado a alguien?: Sí

* ¿Comprado algo?: Sí

* ¿Enfermado?: NO

* ¿Ido al cine?: No

* ¿Salido a cenar?: No

* ¿Dicho “te amo”?: No

* ¿Escrito una carta?: No

* ¿Perdido a un novio?: No

* ¿Hablado con alguien que hace tiempo no hablabas?: Si.

* ¿Escrito en un journal?: vale el blog????

*¿Tenido una conversación seria?: Tuve la reunión de principio de curso de mis hijos, eso si que es serio.
* ¿Perdido a alguién?: No.

* ¿Abrazado a alguién?: Si

* ¿Peleado con un pariente?: No

* ¿Peleado con un amigo?: No

* ¿Soñado despierto?: Si

ALGUNA VEZ PODRÍAS……

* ¿Comer un gusano?: Si

* ¿Matar a alguien?: Si.

* ¿Besar a alguien del mismo sexo?: Si.

* ¿Tener sexo con alguien del mismo sexo?: Si.

* ¿Lanzarte de un paracaídas?: Si, podría, pero no tengo que hacerlo, verdad??¿

* ¿Cantar en un karaoke?: poder, podría, pero a la gente no le gustaría.

* ¿Ser vegetariano?: los vegetarianos están delgados verdad??¿¿, Si es por eso, Si.

* ¿Robar en una tienda?: claro que podría, pero no lo haría…….jejeje.

* ¿Usar maquillaje en público?: Si, chanel se gana la vida conmigo. Pero si se refiere a ese otro maquillaje que por circunstancias hay que ponerse para quedar bien, si es porque ÉL me lo pida por cualquier tema, laboral o familiar, si. Si es por compromisos míos, cada vez me cuesta más.


Este blog no comienza aquí, sino que es la continuación de otros, (enlaces a la derecha, mis inicios) de todas formas es una buena forma de continuar haciendo este meme para que me conozcáis un poco mejor....

un beso desde mi caja.
pandora.