Una tarde sorpresa.........de pandora.



Llegaba temprano a casa, había avisado el día anterior a Marisa, y la animé para que pensara en algún plan para los dos, me dijo que no me preocupara que ella se encargaba de todo, así, que conducía mi coche arrepentido de aquella conversación, porque ahora no me apetecía nada salir de casa, podía llamarla y cambiar los planes, pero no me pareció buena idea pues seguro que se había tomado muchas molestias en preparar la salida.
Resignado, mi velocidad disminuía disfrutando de la tranquilidad del paseo en coche, la gente caminaba despacio sofocada por el calor, pero dentro de mi automóvil con el aire acondicionado en marcha y la música a media voz, se estaba de maravilla. El sonido de un teléfono enmudece mi radio, el maldito Bloootube me ha estropeado el paseo.

- Cariño, ya vienes¿?¿?
- Si, estoy de camino, tardaré una media hora, ¿ya sabes donde vamos?
- Si, Jaime, no te preocupes por nada, todo controlado. Hasta pronto.
- Vale!!!

Conduje todo lo despacio que podía, intentando retrasar el momento de llegar a casa, estaba cansado, me apetecía un baño en la piscina, una cerveza fresquita, comerme a Marisa a besos. En lugar de eso, seguro que me esperaba una tarde de museo, o cualquier cosa de ese tipo, suspiré rendido, quizá me diera tiempo del baño aunque fuese rápido.

Cuando llegué a casa, Marisa salió a recibirme en bañador, confundido le pregunté con un gesto, no dio tiempo a la respuesta, Julia, la amiga de mi esposa, salió tras ella en bikini con una cerveza en la mano. Volví a mirar a Marisa esperando una explicación con cara de aturdido.

- Julia, me llamó esta mañana y la invité a venir, se queda a pasar en fin de semana en casa, espero que no te importe.
- Que va cariño, al contrario, venía pensando en las pocas ganas que tenía de salir esta tarde, me has adivinado el pensamiento.
- Sabes que te conozco muy bien….-dijo dejando en el aire las últimas palabras, con una mirada insinuante.

Me tomé la cerveza en la cocina con ellas, reían y se miraban con complicidad, hasta llegué a preguntar si se estaban riendo de mí. Apuré la copa todavía helada y fui a cambiarme de ropa a mi habitación, mientras ellas ya estaban en el jardín y se sentaron a la sombra de un árbol para seguir hablando. Subí los peldaños de dos en dos, aflojándome la corbata al mismo tiempo. Julia era la mejor amiga de Marisa, una de las protagonistas de mis sueños eróticos, y la responsable de la erección que tenía en ese momento. Se iba a quedar todo el fin de semana en casa, no sabía como iba a poder superarlo, a Marisa no le había explicado nunca la reacción que me provocaba su amiga, ella, aunque participaba de mis fantasías, no creo que aceptara aquello.



Me desnudé en un segundo, mi sexo estaba erguido, no podía bajar de aquella manera, tenía que serenarme y apartar los pechos de Julia de mi cabeza, aquellos redondos pechos que se movían a cada paso que ella daba, parecían acompañar el movimiento de las caderas curvadas. Me asomé a la ventana con ánimo de respirar el aire del campo, y contemplar las montañas al fondo, relajarme, pero me encontré que debajo de mi ventana estaban Marisa y Julia, sentadas en el canto de las tumbonas, una frente a la otra. A Marisa podía verle la cara, Julia estaba de espaldas. Charlaban animadamente ajenas a mi mirada, no entendía el hilo de la conversación, pero vi como Julia se quitaba la parte de arriba del bikini y enseñaba sus pechos a Marisa. Desde mi ventana no alcanzaba a verlos, pero vi la expresión azorada de Marisa, suponía que la incomodaba mirar los pechos de otra mujer directamente.

Pero me equivoqué, sorprendido vi a Marisa acercarse a Julia, con la mirada de un goloso que tiene un pastel delante para él solo, sus labios se separaron despacio, mi imaginación hizo el resto, puesto que no podía ver realmente como mi mujer lamía el pecho de su amiga. Ahora tenía mi pene en la mano, empezó a moverse despacio. Julia apartó suavemente a Marisa, deslizó con suavidad los tirantes del bañador que ella llevaba y dejó al descubierto sus pechos, no la tocó, se dedicó a mirarlos tranquila, sin prisas, yo desde mi ventana pude admirar lo espléndidos que eran. Julia adelantó su mano para rozarlos con las yemas de los dedos, dejó que el calor del contacto se transformara en frío y esperó que los pezones de Marisa se endurecieran con él, se aproximó a ellos con sus labios y comenzó a lamerlos, mi mano se movía más veloz, el color rosado de mi pene se tornó morado, Marisa notó el contacto de la lengua húmeda en su pecho, dejó caer su cabeza hacia atrás acompañando el gesto con un gemido furtivo, al hacerlo, me vio en la ventana, nuestras miradas se cruzaron un segundo. Creí ver una sonrisa en sus labios, pero me aparté tan rápido de su visión, que no podía estar seguro.

Estaba asustado, sorprendido, excitado, sin saber que hacer, daba vueltas en la habitación desnudo, intentado que mi erección remitiera, ponerme los pantalones y salir de allí como si no hubiera ocurrido, más tarde ya hablaríamos de aquello, pero no delante de Julia, no podía ni pensarlo, mi erección no desaparecía. Pensé que una ducha lo conseguiría, salí disparado hacia el baño. Al acercarme a la puerta, esta se abrió sola, y aparecieron ante mi, Marisa y Julia. Desnudo como estaba no se me ocurrió otra cosa que tapar mi miembro con las manos, pero dada la erección, que seguía allí, no conseguí hacerlo del todo.

Me sentía atolondrado y patoso, no podía reaccionar, creía entender la situación, pero me resultaba asombroso que estuviera ocurriendo de verdad, que Marisa fuera la que lo hubiera ideado, la encontré más atractiva todavía. Con un atrevimiento desconocido, me empujó hasta los pies de la cama, a la vez que no soltaba a Julia de la mano, se quitó el bañador y lo tiró al suelo. Se agachó para quitarle el bikini a Julia, al hacerlo, rozó con sus nalgas mi pierna, pude ver como se le erizaba la piel con el contacto. Se tumbaron las dos ante mí, comenzaron a besarse y acariciarse sin prestarme ninguna atención, pensé que lo único que querían era que las mirara, mi mano volvió a tocar mi pene, me movía despacio, desesperado por no saber cual era mi papel en aquella situación.

La primera vez que tenía la oportunidad de estar con dos mujeres, y no sabía que hacer, muy excitante, pero desconcertante. Marisa, arrodillada sobre Julia le lamía los pechos, del mismo modo en que yo había lamido los suyos miles de veces, mientras, Julia le acariciaba los glúteos con una mano y un pecho con la otra.

Decidí relajarme y atender a mis deseos, supuse que si a ellas les molestaba que participara me lo harían saber. Me acerqué y rocé con mis dedos la espalda de Marisa, al notarlo, se apartó dejándome ver a Julia, como si esta fuera un regalo para ambos. Así fue, entre los dos recorrimos todos los rincones de su cuerpo, nos restregamos por sus pechos y su vientre deseándonos fundir con ella, apretaba fuerte mi pene sobre su cuerpo para que supiera que estaba dispuesto. Abrazaba tanto los pechos de Julia como los de Marisa, introducía mi mano en sus sexos, a la vez que ellas se besaban y frotaban mi sexo, con todo, no me atrevía a entrar en Julia por temor a que Marisa se sintiera herida.
Pero ella se me adelantó, se arrodilló delante de la cama con el sexo de Julia ante sus labios. Me gustaba ver como la devoraba, dando pequeños rodeos allí donde se notaba mayor excitación, dejando que su cuerpo se preparara para recibirme. El tiempo en el que estuve dentro de Julia, Marisa no se apartó, no dejó de acariciarnos, ni a mí, ni a Julia, que se deshacía en gritos de placer bajo nuestras atenciones. Marisa rodeaba los pechos de Julia a la vez que se lanzaba a morderlos, con ello conseguía verdaderos alaridos. Noté su orgasmo en mi sexo, la presión aumentó hasta que sus líquidos se desparramaron sobre mí, rápidamente Marisa se encargó de limpiarlos con su lengua haciendo que Julia suplicara que se apartara, entre contorsiones y gritos.

Sin pensármelo mucho empuje a Marisa sobre la cama, arremetí en su sexo con toda la fuerza que tenía dentro, Julia nos miraba, agotada, saciada, pero no podía evitar sentirse tentada de probar el sexo de Marisa, así que se levantó y fue ella la que me hizo salir de Marisa, para dedicarse a degustar la flor de su entrepierna.

En aquella postura no pude menos que ver el trasero de Julia ofreciéndose, no lo dudé, con tantas estrecheces me sentí ahogándome en mi propio placer, reventando en su interior rugiendo a la vez que Marisa lo hacía bajo los mordiscos de Julia. Nos quedamos los tres abrazados en la cama hasta que la noche se hizo presente y el hambre nos despertó.


Sonreí a Marisa, mirándola con ternura,
- de que te ríes?- me preguntó, sonriéndo ella a la vez.
- no me río de nada, solo pensaba en lo bien que se te da hacer plenes- contesté a la vez que volvía a sonreír recordando un detalle de la tarde.

Marisa había dicho, que Julia se quedaría todo el fin de semana……

26 comentarios:

Mai dijo...

Brrr.... se me han puesto los pelos "de picos pardos"... Excelente relato Pandora... (Acabo de descubrir a una literata erótica!!!! Bieeen!!!)

En serio, me ha gustado tu relato, muy muy muy erótico... (Aunque aún no entiendo del todo la fantasía de los hombres respecto a estar con dos mujeres...)

( Y yo no sé si prepararía algo así para mi chico... Uy, uy, uy... en alguna ocasión he preparado algo exótico y creo que tal vez con ochenta años no me suponga esfuerzo disfrazarme de Serezade para darle una sorpresita... pero de esto a ... no,no,no... ni pensarlo!!!! Si el quiere que se busque a dos churris, pero yo no juego esa partida ni de coña.)

Mai

gansumino dijo...

muy excitante... y muy bien contado.
Saludos

Cruela dijo...

Bueno hija como siempre, una y no sabe que añadir, eres una maestra del blog erótico...
Besos

Ellyllon dijo...

No me digas que continuar�????!!!.......

aaaainnnsss Diosss!!!

Que la Pando ha vueltooooo!!!!!

Y c�mo vienes jod�a!!!!!

Bs
Elly

Veïna dijo...

Carai!!!!

Al leer tu relato me ha venido una canción a la mente, que casi ni recuerdo, solo el estribillo:

" Voy a mil
y no puedo parar,
inútil controlar
mis deseos ..."

Acabo de decidir que a partir de hoy te leeré por las noches por si acaso ...

Felicidades de nuevo...

Petonets

Ripple Mark dijo...

ay! q no me esperaba esto...!,ya no me acordaba de tu tirada erótica.....estos relatos están muy bien.....Un besito

Gon dijo...

Uy uy... no sé si debería seguir mirando. Aún soy menor de edad jajaja (aunque ya no me queda nada!)

Buen finde Idhunita ;)

prometeo dijo...

Veo que has venido del verano con las pilas cargadas, mas caliente y erotica que nunca....espero que el relato siga (Se quedaria todo el fin de semana ¿no?)...
Un fuerte abrazo.

El vecino del 4º dijo...

Como todos tus textos, visual, real, apetecible, construcción sólida, belleza en la palabra...diana en el asunto...
jejejjejeje...
haz una encuesta entre 100 de tus conocidos...seguro que el 98% dirían que es su sueño preferido...el 2% restante son éllas dos...jejejejjeje...

te felicito...
besos desde el otro lado de la ventana

tu vecino del 4º

coco dijo...

Ay Pandora, cuanto te he echado de menos este verano, mi imaginación no es nada si no tengo tus relatos para activarla..

Genial como siempre.

Besoooooos

pandora dijo...

mai, lo de literata erótica es todo un piropo, gracias, ójala!!!!!

gansumino, a ti también gracias.

Cruela, si no te gustara lo dirías tambien verdad¿?¿?

Elly, no lo tenía pensado, pero el tema da de sí, lo reconozco.

Veïna, jajajajajaja.

Ripple Mark, gracias por llegar hasta aquí.

Prometeo, te digo lo mismo que a Elly, no lo tenía pensado..... El verano siempre sienta bien, a que sí¿?¿?¿?¿?jajajaja

Vecino,...."construcción sólida, belleza en la palabra...".... que tú me digas algo como eso....gracias.

Coco, jajajajaja, pero hija....¿te dá tiempo de leerlo?¿¿? jajajajaj, pensaba que el pirata no te dejaba tiempo libre!!!!!!!!!jajajaa.


A todos muchas gracias, pero os tengo que pedir que me gustaría que me dijerais sin tapujos los que creais vulgar, o de mal gusto, si lo hay, claro. gracias.

Carnmars dijo...

Ay Pandora me has dejao temblando jamia!!!
Nena pon una nota o algo advirtiendo del grado de peligrosidad de los efectos de tus relatos, pq madre de dios vaya historia para leerla un lunes!!!
Me ha encantado, eres toda una maestra del relato erotico!!!

Besicos.

Mariqui dijo...

Ufff!!! veo que has vuelto a subir la temperatura de los blogs Pandi... esto se avisa!! jajaja

Genial, para no variar...
Un beso
xx

jimmy dijo...

bueno, como siempre paso a saludarte pero permiteme que no haga comentarios sobre tu pots.....es que no tengo palabras (- dijo -levantandose y cerrando su portatil cual verdadera caja de pandora lo ponía a cien )
saludos....un abrazo
salud

pandora dijo...

Carnmars, hombre...poner una nota...y la sopresa donde quedaría¿?¿?¿?jajajajaja.

Mariquieui, jajajaja, ya sabes cuando vengas a mi casa ven preparada por si las moscas.

Jimmy, que lo entiendo, a mi ÉL le pasó lo mismo......pero como ya sabrás a veces las palabras.....sobran....jajajajaja.

un beso desde mi caja.
pandora.

Coco dijo...

nena que me he mudado de nuevo..

lamaisondecoco.blogspot.com

lizgor dijo...

Buenisima historia, pero un trio con tu mujer y una amiga de esta es más raro que un alirón de mi Athletic , jejeje

Muxus

lizgor dijo...

Entero? Bueno solo tiene 5 noticias, pero tengo dos blogs el otro más personal que ya creo que conoces también, verdad? muaks

pandora dijo...

lizgor, me has pillado acabo de leerlo!!!!!jajajajaja pero es que el de las noticias es tan original!!!!

coco. nena, con tanta mudanza a ver si nos centramos!!!! que es broma que ya te he enlazado a tu casa nueva.

un beso desde mi caja.
pandora.

Dina dijo...

Y que no te den el premio a la Sonrisa Vertical !!!!!

Guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, deja de ser madre a jornada completa por un ratito y queda conmigo pa un café, que tengo ganas de verte !!!

Besos niña.

Mr Prado dijo...

Lo primero, gracias por tu comentario.

Lo segundo, que me ha gustado mucho tu relato y que sigas escribiendo porque no hay mucho (o yo no he visto) sobre literatura erótica.

Tan sugerente, tan expresiva, tan prohibido, tanto placer,... el erotismo no es más que la fantasía de nuestra mente llevada a la máxima expresión con el arma afilada de la palabra.

Maravilloso.

Elocuente dijo...

Hola pandora. Te devuelvo la visita. Interesante tu blog. Te seguiré. Besos.

Anónimo dijo...

Jo, Pandora, me he puesto a 100. Un relato deliciosamente excitante, un ejemplo de literatura erotica de la que necesitas una mano libre.
Gracias

Cosita dijo...

Chica que bien escribes, como se me ha quedado el cuerpo, no se si me voy a recuperar.
Un beso guapisima.

Manuel Rubiales dijo...

Este es un ejemplo de eso que yo llamo literatura con efectos secundarios, altamente inflamable, no cabe duda. Menudo peligro que tienen ciertas palabras bien combinadas y con intenciones cocupiscientes. Un relato "interesante", si señor, de los que te dejan un picor amable en el cuerpo.
Vino y besos.

pandora dijo...

Dina, nos vemos pronto guapa!!!

mr. prado, yo digo que lo que hay es poco erotismo en el mundo!!!! me alegra que alguien lo encuentre aquí.

elocuente, sígueme hasta donde tú quieras!!!!jajajajaja.

anónimo, no quiero ni pensar donde tienes la otra mano. Bueno....quizá si que valga la pena imaginarlo...... jajajaja.

cosita, claro que te recuperas, solo tienes que buscar recuperarte con alguien!!!!!jajajja.