paseo de otoño..............por pandora.





Se cruzaron en mi camino una tarde oscura de otoño, su paso tenía algo especial que me hizo girarme para mirarlos, apenas unos minutos, mientras el semáforo de la esquina se tornaba verde y yo retomaba mi camino. Unos minutos, que me siguen acompañando incluso cuando el tiempo ha transcurrido largo y rápido desde aquel momento.

La pareja en cuestión era diferente de lo habitual, ella, con el pelo completamente blanco, de altura considerable, teniendo en cuenta de la edad, no menos de sesenta y cinco o setenta años. La mayor parte de esa generación no tiene mucha altura, será por la alimentación o por que las miserias que les tocó vivir no los dejaron alzarse, no sé. Se notaba vivacidad en el porte del andar, nada de esos pequeños pero enormes pasos de alguien que no tiene ilusión, eso era, andaba con ilusión. Calzaba unas deportivas modernas y se veían unos pantalones tejanos por debajo de una gabardina corta de color crudo. No me detuve a mirar su rostro, solo capté la expresión en su blanca faz, alegría, amor…..felicidad.

En su mano portaba la de él, más alto que ella incluso, y con mucho menos pelo, lo llevaba corto, muy corto, como cuando los jóvenes son rasurados para el servicio militar, pero blanco, de un blanco limpio y agradable. La vestimenta muy parecida a la de ella, solo que la chaqueta era de color azul oscuro. Con la misma energía en su andar que ella, parecían dos jóvenes que pasearan respirando el frescor de aquella tarde. De su edad no puedo precisar, avanzada pero indefinida, lo mismo podrían ser setenta que ochenta. Su rostro me dejó la marca que llevo, la miraba a ella con los ojos más tiernos que he visto jamás en una persona adulta. En sus labios, una sonrisa mientras se detenía para apartar del rostro de ella, una hoja que había caído de un árbol, ella sonreía también. Los demás transeúntes pasaban a su lado sin prestarles atención, pero yo estaba absorta en la pareja y no veía mucho más allá de la estampa que me proporcionaban.

La hoja había manchado de agua el rostro de ella, detenidos todavía, el sacó de su bolsillo un pañuelo de tela, blanco y bien doblado para empaparlo. Ya seca la mejilla, con el pañuelo aún en su mano, sus ojos se quedaron fijos en los de ella, sus labios susurraban algo que yo no podía escuchar, como respuesta, ella sonreía. Con aquella sonrisa su rostro se llenaba de arrugas, una grandes arrugas que enmarcaban la preciosa sonrisa, sus ojos brillaban felices pero no se apartaban de los de él, tenía en la mirada la complicidad que solo otorga una vida en común, larga y apacible. La mano que quedaba libre de él, subió despacio hasta su cuello, se deslizó entre los rizos de ella y pasó a la nuca acariciándola, la atrajo hacia él, sus labios se rozaron, ella abrió los suyos, fundiéndose en el beso más bonito que he visto jamás.
Al finalizar, se quedaron mirándose unos segundos, ella se mordía el labio inferior, con un gesto sexy y sensual que hacía pensar que algo se había encendido en ella, él le dijo algo y a ella se le escapó una sonora carcajada, que esta vez si alcancé a escuchar, volvieron a enlazar sus manos y se fueron caminando con aquella ilusión que antes me había llamado la atención, hasta que doblaron la esquina y desaparecieron de mi vista.

Mi semáforo se cambió a verde, el conductor que iba detrás me avisó al instante, tocó el claxon con furia, con prisa, el mundo no se detenía ante nada, ya lo sabía…..pero por un instante para mí, lo había hecho…..

22 comentarios:

Estrella dijo...

Tu relato me ha hecho sonreír, porque antes de que mi padre se fuera para siempre, esa era la imagen de él junto a mi madre cuando salían de paseo, la imagen de la felicidad absoluta, de la serenidad y de la complicidad.

Ojalá todos tengamos una relación así con nuestras parejas cuando lleguemos a mayores.

Un beso y feliz puente!!

PD. Tienes un email.

El vecino del 4º dijo...

...podría decir mil cosas.
Pero seré directo:
Me apunto.

jejejejejjeje...

Me ha encantado.

besos, cuídate, pásalo bien el puente...nos vemos en la "Resi"...


tu vecino del 4º

Manuel Rubiales dijo...

Qu� bellas son las arrugas del rostro cuando relucen tras un gesto de amor..., el amor, el mejor de los tratamientos de belleza.
Vino y besos.

Mai dijo...

Entre los mejores besos del mundo, creo que se pueden enumerar:

* El de una madre.
* El primer beso.
* El beso de un hijo.
* ... Y un beso como el que tu has descrito.

Besos, muchos besos.

Mai

Malena dijo...

Me ha encantado la semblanza de esta pareja,Pandora. Podrían ser los protagonistas de la canción de Serrat: "Els vells amants". Fue una suerte que el semáforo se pusiese en rojo. Un beso.

prometeo dijo...

¡Que bella historia! ¡Que bien descrita!. Amores otoñales, ojala llegemos a ellos tal como tu lo has relatado...me he emocionado leyendola.
Un fuerte abrazo y no abras la caja...todavia.

Veïna dijo...

Aiiiiiii Pandora ... con que ternura nos lo has contado!!!

Me encantaría tener a alguien que me quiera y admire tanto cuando sea viejita.

Petonets

CurroClint dijo...

El señor y la señora Olggësson, noruegos, volvían al hotel paseando de la mano por la acera. Había llovido. De pronto un coche agobiado por otro que va detrás pitando, pasa a su lado, y las ruedas inocentes levantan una gran salpicadura de un enorme charco. Al anciano matrimonio Olggësson, mojados y manchados de medio muslo hacia abajo, no les hizo ninguna gracia que aquel coche, con las prisas, no esquivara el charco...

gansumino dijo...

tambien me gusta este tipo de relatos....
Este ha sido muy bonito, en serio.
Un beso

azzura dijo...

Mi enhorabuena..;) aunque con demora visité tu espacio y me encanta; las imágenes y todo lo que estoy leyendo.. Gracias por darme la oportunidad de conocerlo

Un gran abrazo desde Mallorca

Cruela dijo...

Mira Pandora,

yo ya no sé que decir menos que como siempre bravo
Besos guapa

Ellyllon dijo...

Pues yo espero vivir mi amor con setenta años y más como esta pareja tan bonita.

Gracias por estos relatos Pandora, y recordarnos que el amor, el cariño y el respeto no tienen edad.

Un besazo para tu caja.
Elly

Mariquilla Terremoto dijo...

Precioso, como todo lo que escribes.

A mi no se me olvidará nunca una pareja del estilo a la que has descrito, con la que viajé una noche en un autobús en Bélgica. No se soltaron de la mano ni un instante, y ella lo "cuidaba" cuando él se quedó dormido con un amor que pocas veces he visto.

Un beso
Mariqui x

pd; Mi reino por un amor así...

juguetona dijo...

Me alegra descubrir que existen personas, como tú, que saben ver, además de mirar y hacérselo ver a los demás, de una forma tan... sencilla y tan bonita a la vez... Por aquí me tendrás... Disfrutando de tus puntos de vista y tus pequeñas paradas, mientras el mundo sigue... Es un placer detenerse contigo esos instantes...

Un beso.

Desterrada dijo...

Vuelvo de un largo destierro. Me lo he pasado cagándome en Terra, así que ofuscada. Mientras preparo las maletas (creo que voy me vengo aquí con vosotros), un saludo!

Bonito diseño. Bonitas historias.

Una, que sigue alucinando.

Coco dijo...

Tengo un vecino al que han operado varias veces de un cáncer que parece ser no tiene solución, el hombre ha estado fatal en muchas ocasiones, desde hace años lucha contra su enfermedad, pero tiene una fuerza increible y ahí le tenemos dando paseos de dos horas con su mujer al lado, deben pasar los 70 años, el domingo veian de us paseo, el con el brazo sobre los hombros de su mujer, y ella me contaba tan orgullosa como había pasado dos horas caminando, y ella decía verdad campeón???....

Precioso Pandora.

Besitos
Coco

pandora dijo...

gracias a todos por vuestras palabras, las mías surgieron de una mirada, de un momento de esos, de los que casi se nos olvida recordar, este tuvo suerte y sé quedó muy dentro.

A quien no le gustaría vivir esta historia dentro de ......mucho....mucho tiempo?¿¿?¿?

un beso desde mi caja.
pandora.



PD.- ando liada y no me paseo tanto, espero que me disculpéis.

Alberto dijo...

Exquisito relato otoñal, como cada uno de tus escritos.

Que bueno es leerte en los buenos momentos...

itoitz dijo...

Exquisito relato otoñal, como cada uno de tus escritos.

Que bueno es leerte en los buenos momentos...

BELMAR dijo...



"Nicolás sufría cada día de ser testigo del maltrato sicológico que Emilio ejercia sobre Susana. La humillaba por su condición de prostituta y sin embargo disponía de su dinero cual proxeneta profesional. Nicolás amaba al genial intérprete, pero odiaba al rudo amante de Susana y fantaseaba con liberarla de su dominio."



http://nicolaspoetamaldito.blogspot.com/



Carlos dijo...

Un beso, una mirada,... y así, día, tras día, hasta que pase un lustro.

Mescalino dijo...

Pocos momentos hay tan esperanzadores como el ver a una pareja de personas mayores besándose y mirándose con cariño. Es una inyección de energía positiva.

Besos!!