trabajo nuevo.....depandora. parte I




Respondí al teléfono mecánicamente,
-¿Diga?
-Hola buenos días, le llamo de parte de la empresa de transportes y servicios TRAINER.S.L.
En ese momento no supe de cual se trataba puesto que había invadido de curriculums todas las empresas de la zona.
-Disculpa pero ahora mismo no caigo.
-No pasa nada, te explico. Nos dedicamos al transporte y servicios principalmente hacemos llegar ropa de colecciones a los diferentes eventos de moda que se celebran, también organizamos decorados y todo lo que tenga que ver en ese mundo. Te llamo porque tengo en mis manos el currículo que nos enviaste y nos gustaría poder hablar contigo. ¿estás interesado?
-Si, si, claro que si, dime cuando queréis hacerme la entrevista.
-No es propiamente una entrevista, nos tomaremos un café y si nos encajas en el perfil ya podrás trabajar con nosotros.
- Vale, dime pues cuando nos tomamos ese café.
-¿Te va bien mañana a primera hora?
-Si, si, ¿Dónde nos encontramos?
- Aquí mismo en las oficinas, toma nota de la dirección.
Así de fácil, meses angustiosos en los que nadie hacía caso de mi currículo y de repente solo tenía que caerles bien, la conversación me alegró el día y para celebrarlo quedé con Divi y no para tomar café.

Divi es una chica encantadora, siempre está dispuesta a celebrar cualquier cosa por insignificante que sea, y esta no lo era. Apareció en mi apartamento con una camiseta rosa de tirantes que dejaba bien claro que no utilizaba sujetador, sus pezones se marcaban por debajo del algodón haciendo temblar mi voz por no decir también que mi vista no alcanzaba a mirar a otro sitio. No tengo ni idea de cómo llevaba el pelo, ni del color de sus pantalones, solo puedo hablar de sus pechos de las curvas que marcaba su ajustada camiseta. Nos conocemos bien y no necesitamos muchos preámbulos para acabar haciendo lo que sabemos que queremos. Me arrastró sobre la pared y comenzó a devorarme con sus suaves labios, nuestros cuerpos enmadejados terminaron tendiéndose sobre la alfombra del salón, ni a la cama nos dio tiempo de llegar dada nuestra euforia. Mi camisa desgarrada cayó sobre la lámpara de pie que está junto al sofá, mis pantalones arrugados se quedaron en el pasillo junto con los suyos, la única prenda que se quedó fue la excitante camiseta. Mi juego aquel día era quitársela a mordiscos, deleitarme con sus gemidos a cada uno de mis bocados, haciendo eterno el momento en que, ya sin aguantar más, nos fundiéramos en el mar de sensaciones que nos proporciona el estar juntos, el sexo más puro que jamás haya probado con una mujer, libertad, deseo, desenfreno, todo se funde entre nosotros con completa normalidad.

Mi sexo duro la hace gritar sin darse apenas cuenta, luego siempre dice que exagero, pero no lo hago. Sus gritos y los míos son equiparables, cuando me aprieta entre sus muslos pierdo la capacidad de razón y me dejo llevar, no me importa, no me avergüenza demostrar que disfruto tanto como ella en nuestros encuentros, ¿porqué habría de hacerlo? Ella piensa como yo, si no fuera porque no hay amor entre nosotros seríamos la pareja perfecta. Al final acabamos exhaustos tendidos sobre la alfombra medio adormilados de tanto esfuerzo, recuperándonos poco a poco para el segundo asalto.

Ella comienza por acariciarme las piernas, mi vello se eriza conforme su mano se acerca a mi sexo, pasa de largo para atormentarme un poco más, sólo con su roce cercano, mi sangre se acelera, y cuando su boca engulle mi miembro enloquezco de placer, sostengo su cabeza marcando el ritmo, estiro sus cabellos forzando a que me obedezca, no es rudeza, ni sumisión, ni siquiera es violento, es un juego entre nosotros, es algo más de eso que entre nosotros llamamos liberación, si ella no quisiera me haría una seña y cambiaríamos de juego. La dejo ahora seguir a su ritmo, si seguimos al mío no aguantaré mucho más. De pronto se detiene, me mira con el rostro embadurnado por las babas y se ríe.

-¿No haré yo todo el trabajo verdad?-con tono malicioso.
-Claro que no, que descuidado soy-digo al tiempo que la cojo por los hombros y la siento en el sofá- enséñame lo que tienes entre esas largas piernas…

Verla allí semi tumbada con el pubis ardiendo ante mis ojos hace que mi sexo permanezca erecto. Deslizo uno de mis dedos entre sus labios húmedos, mezcla de mi semen y sus jugos, acaricio cada rincón viendo que efecto causa en ella, como se arquea con cada mimo, como aprisiona la tela del sofá entre sus manos, como la retuerce entre sus dedos, como dobla el torso hacia atrás abandonándose a mis caricias. Es el momento de comer de ella, de explorar cada cavidad con la suavidad de mis labios con la alegría del que encuentra agua cuando está sediento. No tarda mucho en estar tan excitada como yo, ahora es ella la que me tira al suelo con fuerza, obligándome a extender las piernas para no hacerme daño, chorreando se posa sobre mi, pero no deja que mi sexo entre en el suyo, primero se contonea sobre él haciendo que crezca aún más, que tenga tantas ganas de explotar que casi duele, solo entonces, solo cuando ese punto de placer puede convertirse en dolor, levanta su pelvis para engullirme por completo, oprimiéndolo con fuerza entre las paredes de su profundidad, obligándome ahora sí a que explote sin control.
Nuestros gritos se esparcen por el salón llegando hasta la cocina que tiene la ventana abierta, se cuelan por el patio de luces donde en el piso de enfrente entran por la ventana de una habitación donde está Jorge leyendo el diario, este levanta la mirada y sonríe, pero nada comparado con la sonrisa que tenemos, tanto yo como Divi, en este momento.

27 comentarios:

Bito dijo...

Quiero la crónica de cuando le anuncie que le han dado el puesto.

cucoalmeria dijo...

uff, madre mia tu y tus historias increibles. Confiesa, seguro que tu tienes ese sindrome, je. Saludos.

Belén dijo...

Jo... es que pones unas entradas que... mira que no me gustan las mujeres pero mirame, tengo que ir a la ducha! jajajajajajjaja

Besossssss

The Final Straw dijo...

Me encanta cuando te pones en la piel del hombre y describes todo lo que siente como si realmente lo vivieras. Y cuando estás en el papel de mujer, mejor todavía...

saludetes

karen dijo...

Hace calor en este blog o seré yo...???

Creo que no es mala idea la de una ducha fría... :P

Pablete dijo...

Lo mejor contra el aburrimiento matinal en la oficina: leer tus historias.

El calentón es bueno para la circulación de la sangre (ya sabes donde) y a pesar de parecer "rigor mortis" es cuando uno más vivo se siente.

Un beso donde tu me dejes....

El futuro bloguero dijo...

Estos calentones que me entran a las nueve y media en una oficina llena de mujeres, no me convienen...
jjajaja.

Bravo una vez más, me quedo sentado un rato, gracias.

Besitos

Thiago dijo...

jaja pues a mi me ha pasado un poco lo mismo... La inquietud de saber que pasaría con el trabajo me ha impedido concentrarme en los asaltos sexuales, salvo que.. ejem ejem... Será Jorge el que le ha ofrecido ese puesto? Dios!! la cosa se va a complicar.. Gritará mas con ello o con el? jajaj

Bzos.

CalidaSirena dijo...

Eso es una entrevista de trabajo, en toda su extensión..
Me ha gustado el relato y la foto, me la llevo con tu permiso..
Cálidos besos

tTiger dijo...

Madre mía!! ¡¡"Me se" levantó!! Impresionante. Me ha gustado mucho.

Un beso,
tTiger

Mescalino dijo...

La verdad es que me conozco y sé que es difícil que yo me caliente leyendo un texto a través de una pantalla de ordenador... pues lo confieso; me he calentado.

Ahora mismo estoy desvariando pensando en lo genial que sería que ahora pudieras apretar un botón del ordenador, se abriera una compuerta y del monitor te echaran un chorro de agua fresquita, para aliviar los sofocos... algún día esto lo veremos, estoy convencido.

Un besazo!

Genín dijo...

¿Ducha fria? ¡ Ni de vaina ! A disfrutar del calor...jajaja
Salud, Genín

manuespada dijo...

Voy a echarme un botellín de Mahou por encima, que hace calor en esta bitácora.

prometeo dijo...

No es mal forma de empezar la mañana ¿como podra ser cuando consgua el empleo?...¡Ufff! me dan calores solo de pensarlo.
Un fuerte abrazo.

Paco dijo...

Debo reconocer que eres una especialista del género.
MIS FELICITACIONES

aunqueyonoescriba dijo...

jo! claro como no iba a estar yo de bajón... lo mío si era una entrevista... y no tube este preámbulo jejjee

juan rafael dijo...

Y además, en sensorround, con el DTS, el 5:1 y todo lo que hayan inventado por ahi, je, je

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

mmmmmmmmmmm me dejas sin palabrasssssss


besos.

SILVIA dijo...

PANDORA

¡¡¡Feliz dia de la mujer !!!
QUE TENGAS UN LINDO DIA
Besitos

DINA dijo...

Xatina, el texto es genial y la foto ni te lo cuento !!! Madre mía, que de calor me ha entrado !!!

Nos vemos pronto.

Besos

Thiago dijo...

Cari, avisame de la parte II no se me vaya a pasar...

Te recuerdo que la cita para el trabajo la tenemos mañana a las 10 horas, jajajaja

bezos.

El vecino del 4º dijo...

en cada relato que leo me convierto en tu personaje...jejejjejeje...
no puedo evitarlo...

besos-besos(con lengua, canela y menta)

tu vecino del 4º

posdata: cuando legalicen la comuna, ya que lo han hecho con el matrimonio gey...ya sabes Pandora...ok?...jejejeje...

panterablanca dijo...

Pandora, con tus textos haces que me suba la temperatura más de lo alta que suele estar en mi jungla :-)
Besos de pantera.

Maldita inocencia dijo...

Muy bueno pandora, me has encendido, sí señora, y ese guiño final del patio de luces mmmmm genial!
Beso

Angie dijo...

ajù pandora! a mi ya se me había olvidao hasta lo de la entrevista, jajajaja....

Muy bueno, sí señor! Desde ya, t ha ganado una lector más! :D

Un besote.Angie.

Mys dijo...

Uy, pensé que yo habia comentado este post.

A mi me ha pasao de to menos eso cuando he buscao trabajo!!!!!

Sigo leyendote, me ayudas en mi etapa de abstinencia!!!! jajajajaja

Nerea dijo...

Menudo blogg

tu relato, es increible por un momento yege a pensar k eras un verdadero hombre. asta el punto de poner mis pesones como tachas jajaja sige asi, apartir de oy me convertire en una de tu mayores seguidoras. besitosss