Amigas


Durante todo el día tuve presente la conversación con el joven vecino del cual no se me ocurrió preguntar el nombre. ¿Tan malo sería en la cama como para pedir ayuda? Aunque al principio estuve enfadada por despertarme temprano y por el descaro de la situación, en el fondo inflaba mi ego de una manera tremenda, me sentía especialmente sexy, ¡con el guapo subido! Pensaba constantemente en cual sería su comportamiento si le decía que aceptaba a ser su maestra, ¿cómo sabría él que yo era la persona indicada? Tendría que preguntárselo porque me intrigaba muchísimo. Mi vecino era guapo sin duda, así que debería tener mucho éxito entre la gente de su edad, ¿cómo era posible que no hubiese ido aprendiendo con el tiempo?

Las mujeres más jóvenes lo quieren todo hecho, si un chico no les agrada no pierden el tiempo con él y se buscan otro que les satisfaga sin complicaciones pero no se dan cuenta de que desperdician grandes potenciales, como creo yo que será mi vecino, estoy convencida de que con paciencia y dedicación cualquiera puede llegar a ser un buen amante, al menos un amante tipo medio, no vale decir ¡con este no se puede hacer nada y dejárselo a otra! Podría decirse que es nuestra responsabilidad que los hombres no nos satisfagan sexualmente aunque puede que a alguien le resulte machista mi comentario, no lo es, si a mi me gusta que me hagan algo especialmente pido que me lo hagan y explico como hacerlo, si no tienes esa confianza ¿cómo puedes dejar que se metan dentro de ti? Caí en la cuenta que alguna de las parejas de mi vecino le habría dicho algo puesto que había venido a mi casa buscando ayuda, ¡quizá no esté todo perdido con las jóvenes!

Con todos estos interrogantes, disertaciones y verdades que caían una sobre otra, se me fue pasando la mañana y llegó la hora de la comida, normalmente acostumbra a ser frugal en cualquier local de los alrededores pero Marisa y Ana vinieron a buscarme para que las acompañara. Las dos estaban de lo más misteriosas hasta que llegamos donde Pedro, el restaurante donde siempre tienen libre un rincón de lo más íntimo disponible para nosotras, además, Pedro nos encanta, nos piropea, nos halaga, nos escucha y a veces hasta nos invita a cafés, seguramente es porque se ha acostado con las tres y cree que así vuelva a repetirse, no sería de extrañar porque ¡tiene un trasero que es una perdición!

-Venga chicas ya podéis ir soltando lo que os estáis callando.

- Mira que eres Pandora, siempre nos descubres-dice Marisa

- Es que es muy fácil, se os nota en la cara, ¡hoy habéis follado! Seguro, lo que ocurre es que hay algo más, ¿Con quien?

- Jajajaja, no podemos esconderte nada, además no queremos estamos deseando contarte!-dice Ana estallando en carcajadas.

-Vale yo empiezo- dice muy seriamente Marisa- resulta que hoy no me ha dado tiempo de maquillarme en el autobús, ya sabes que siempre lo hago pero el conductor hoy tenía ganas de charla y no he llegado ni a sentarme, pues vale, llego a la oficina le digo a Ana que me preste lo suyo y me voy al servicio, abro el neceser y además de todos los potingues me encuentro con un mini vibrador, por dios ¡a las nueve de la mañana hay cosas que impactan!

- Ni te lo imaginas- digo yo.

- Ja! Tu también tienes algo que contarnos, ¿verdad?

- Verdad, ¡pero vosotras primero!

- Vale, vale, apúntatelo Ana que seguro luego no quiere contarlo. Sigo, cojo el vibrador salgo en busca de Ana que estaba tomando café en la sala de reuniones, entro y la veo al lado de la máquina, voy hacia ella con el vibrador en alto y le pregunto para que coño necesita ella un vibrador con el pedazo de maromo que llevaba anoche colgado del brazo. No le da tiempo a responder porque justo detrás de la puerta estaba José, el de administración, que se carcajea de nosotras diciendo que vaya cosa tan pequeña con la que nos contentamos. Empieza una batalla verbal entre los tres entre risas y fanfarronadas, que si tu, que si yo, que si no te atreves, que eres un fantasma, que lo soy pero con motivos, que hay que ver que labia, total a lo que vamos, acabamos los tres encerrados en la sala de reuniones y si, ¡hemos tenido sexo del bueno los tres!

- No sé como no se os ha ocurrido llamarme, no he tenido prácticamente nada que hacer en toda la mañana

- No te lo vas a creer pero nos hubieras hecho mucha falta-dice Ana- casi entre las dos no podemos con ese semental, pero al final lo hemos dejado seco, ¿verdad Marisa?

- uf si, ¡todavía me escuece! Jajaja

- Ni te imaginas que envergadura tiene, muy por encima de la media, y sobre lo que le dijimos antes de que era un fanfarrón pues estábamos muy equivocadas, tiene unos abdominales que te mueres, duros como la piedra, no tiene marcas de bañador además creo que no es moreno de rayos, depilado, y muy diestro con manos y labios, muy a nuestra altura- sigue contando Ana- Nos tenía a las dos sin bragas sobre la mesa de juntas, le daba tiempo de todo, si su lengua rondaba mi sexo movía una mano en el de Marisa y otra la alternaba entre mi boca y los pechos de Marisa, intercambiaba posturas como por arte de magia, de pronto su boca me volvía loca como de pronto lo era su mano. Hacía bailar sus dedos dentro de la vagina con maestría, me ha hecho pedirle por favor que me metiera su verga dentro, ¡he suplicado! ¡No me lo puedo creer! Además se ha hecho de rogar porque cuando yo ya no podía más y me estaba corriendo con su dedo se ha subido encima de la mesa y me ha dado su asta para que me la comiera, ¡Joder que acababa de tomarme un café!

-En esas estaban, ella se la comía a él, él la masturbaba con el dedo y… ¡me lo comía a mi!, ha sido buenísimo- explica Marisa entusiasmada- en ningún momento ninguna de nosotras ha tenido que pedir nada, él se nos adelantaba en todo justo en el momento preciso, ¿verdad Ana?

- Tan verdad como que estamos aquí contándolo-contesta

- No he parado de tener orgasmos que han ido subiendo de intensidad, cuando por fin la tenía dentro las envestidas eran tan grandes que se movía toda la mesa y ha llegado a caerse una de las sillas del lado contrario, vamos una pasada. Cuando yo ya no podía más ha seguido con Ana, y no veas como se lo montaba! Que si ahora por delante que si ahora por detrás, he visto cada uno de los cuatro orgasmos de Ana. Mientras yo le lamía por detrás y ha sido increíble porque tan ida estaba que he acabado dándole un mordisco en el cachete de su precioso trasero, le ha gustado porque justo en ese momento nos ha dejado su miembro para que nos lo comiéramos entre las dos, hubiera podido tomarme un café con leche con muy poco café con todo lo que le hemos sacado!

- Pandora, sexo en la oficina del bueno, ya lo sabes, José de Administración- me dice Ana como si me hiciera una confidencia a parte.

- Me tenéis acaloradísima con vuestra historia, mañana me paseo por administración a ver como está este José.

- Ni una palabra a nadie, como corra la voz por la oficina de lo bueno que es, en dos días nos lo cargamos.

- Palabra de honor, vuestro secreto está a salvo conmigo.

- Bueno y ahora tu historia- dice Marisa.

- Ni de lejos es tan buena como la vuestra, es más ni siquiera hay sexo…de momento.

Les paso el parte a mis dos amigas del alma, sé que mi historia no les llega ni a la suela de los zapatos pero la suya si que me ha servido a mi para algo, ese José me ha hecho crearme un reto, tengo que convertir a mi vecino en un amante tan bueno como él.

11 comentarios:

Pablete dijo...

¡¡Hay que ver para cuanto da una mesa de juntas!!

Tus amigas son unas lobas....me encantan....¡¡ayyy, quien fuera Jefe de Administración!!

Un beso preciosa...

Prometeo dijo...

Sexo en la oficina, que morbo y algo que otro despido ya ha habido por esas causas...me quedo enganchado esperando el siguiente capitulo y viendo si lo consigue o no...un fuerte abarzo.

ODRY dijo...

Nena que suerte la vuestra, a mi sólo me toca trabajar con bigotudos calvos y barrigones que rozan el inserso, ja ja ja ja.

Un besazo guapisima

Lola dijo...

Es que quien tiene amigas tiene un tesoro. Oye, que métele a tu amante y nos vas contando como evoluciona. Muy bien, me ha gustado.

Un beso

Cruela dijo...

Madre del amor hermoso...
y que trabajo con mi C.... vamos el mismo que tengo en la cama así que no creo que me gustaría compartirlo como mi compañera... ajjaja

Besos

Uma dijo...

sexo en el trabajo...interesante...lástima que en todas no haya un Jose de Administraciópn...
Me quedo esperando la enseñanza al vecinico...

Adis dijo...

Que lastima!! en mi trabajo no hay ningun Jose, ninguno vale la pena, porque vaya que seria interesante pillar a algun compañero en el trabajo, pero no tengo esa suerte

Ahora queda adiestrar a tu alumno, espero impaciente la siguiente entrada

Te sigo y te dejo mi dire, ahora te enlazo, tienes un blog muy bueno, es la primera vez que entro y me ha gustado muchisimo

http://adisytu.blogspot.com/

Besos

Adis

Eci si Cami dijo...

si es tan bueno te deseamos felicidades con el ........saludos !

Mescalino dijo...

Pues al vecino habrá que moldearle. La paciencia es la madre de la ciencia jejeje.

Besos!

Saliva Ácida dijo...

Estoy deseando, deseando leer la historia del vecinito...

Anónimo dijo...

Buenos dias,

Soy Sara Navales y estaría interesada en
realizar un intercambio de enlaces con ustedes en su página.
Email de contacto:
zapatos_org@yahoo.com
http://www.zapatos.org/